Cómo volverse invisible en “WhatsApp”

Con este truco nadie sabrá que está conectado o si leyó los mensajes recibidos

Muchos usuarios del popular servicio de mensajería instantánea preferirían no compartir con sus contactos algunos aspectos de las actividades que realizan en la plataforma.

¿Cómo volverse invisible en WhatsApp? Con este truco nadie sabrá que está conectado o si leyó los mensajes recibidos

  WhatsApp se ha convertido en una de las principales herramientas de comunicación en la sociedad digital contemporánea, pero la privacidad es uno de los puntos más controvertidos que muchos usuarios no saben cómo proteger.

Los indicadores del estado de conexión o que muestran si se ha recibido o leído un mensaje son solo algunos de los aspectos que muchos internautas preferirían no compartir con sus contactos, pero el popular servicio de mensajería instantánea no ofrece esta posibilidad. Sin embargo, existen trucos que permiten mantener oculta la actividad en la plataforma sin que los ‘amigos’ lo sepan.

¿Te están espiando en WhatsApp? Así puedes poner a salvo tus conversaciones en la versión web

El ‘modo avión‘ de los ‘smartphones’ es quizá una de las opciones más sencillas que facilita la invisibilidad. Para ello basta con activarlo, aunque esto significa que estará desconectado del mundo virtual al no tener conexión a la red telefónica y al WiFi. Pero al aplicar este truco, se puede ingresar a WhatsApp sin revelar que estuvo allí, leer los mensajes recibidos hasta ese momento sin que al emisor le aparezcan las características marcas azules de ‘mensaje leído’. Además, podrá responder sin que el contacto sepa en qué momento le escribió, ya que el mensaje se enviará una vez que desconecte el ‘modo avión’.

Otra opción para volverse ‘invisible’ es instalando una aplicación para este fin de las varias que existen actualmente en el mercado. Estas herramientas permiten leer los recados, escuchar los mensajes de voz e incluso abrir archivos audiovisuales sin ser vistos ‘en línea’. Asimismo, el remitente tampoco sabrá que ya se leyó su mensaje.

 

 

Anuncios

Casa Real de España

El emérito rey español Juan Carlos I (dcha.) conversa con el expresidente catalán Jordi Pujol.

El emérito rey español Juan Carlos I apaciguó los reclamos del expresidente catalán a ‎cambio de que este no desvelara sus datos clasificados.‎

“El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata acaba de incorporar al sumario judicial del caso Pujol varias notas policiales internas que sostienen la existencia de una negociación entre el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y el expresidente catalán Jordi Pujol”, acusado de blanqueo de capitales, ha informado este lunes la agencia local de noticias El Mundo.

Asimismo, ha detallado que el objeto de estas supuestas conversaciones sería un trato judicial favorable para el clan catalán a cambio de que no desvelara información sensible sobre el rey Juan Carlos.

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata acaba de incorporar al sumario judicial del caso Pujol varias notas policiales internas que sostienen la existencia de una negociación entre el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y el expresidente catalán Jordi Pujol”, ha informado la agencia local de noticias El Mundo.

Concretamente, prosigue la nota, hizo eso para que Pujol no contara que el rey tiene dinero en la denominada cuenta ‘Soleado‘, abierta en Suiza por Francisco Correa, responsable de la trama Gürtel, un caso de corrupción que afectó de pleno a toda la cúpula del Partido Popular (PP) de la comunidad autónoma de Valencia (este de España).

En abril del año pasado, los llamados Papeles de Panamá sumaron el nombre de Juan Carlos I a unos depósitos en paraísos fiscales y se reveló que gracias a esa cuenta opaca muchas personalidades españolas mantenían ocultas sus fortunas de miles de millones de euros, evadidos de la hacienda nacional.

 

De acuerdo con el diario El Mundo, con la introducción de estos documentos, la guerra entre un sector de la Policía y el CNI que viene librándose desde hace varios años se trasladará por primera vez a la Audiencia Nacional y tendrá ‘consecuencias imprevisibles’

No obstante, desde los servicios de Inteligencia españoles aseguran que esta información es falsa, y que surge intencionadamente para “contaminar” la causa. Recuerdan, además, que han mantenido silencio hasta ahora aludiendo a razones de responsabilidad de Estado, pero que han decidido romperlo de manera excepcional ante la gravedad de las acusaciones que se vierten contra el organismo.

La nueva revelación alarga la lista de los escándalos que azotan a la monarquía española, entre ellos, los casos de Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, así como el recién revelado caso de la actriz Bárbara Rey.

El rey emérito Juan Carlos I

El carcinoma basocelular es el tumor cutáneo más frecuente y se produce en las células de la parte más profunda de la epidermis.

Es una frase utilizada a menudo por médicos y pacientes de algunos tipos de cáncer: “Si tuviera que sufrir esta enfermedad, esta variedad sería la que escogería“. Es algo que se escucha al evaluar algunos tipos de cáncer de próstata, mama y, en general, tumores malignos de muy buen pronóstico, pero si hay algún tipo de cáncer que la merece es el que le han extirpado -según ha desvelado la periodista Pilar Eyre en la revista Lecturas– al rey emérito Juan Carlos I.

Se trata de un tipo de cáncer de piel, el carcinoma basocelular, que es el tumor cutáneo más frecuente y que se produce con el crecimiento descontrolado de las células basales, que se encuentran en la parte más profunda de la epidermis, la capa externa de la piel, según se puede leer en el Manual MSD.

En España se diagnostican cada año más de 100.000 tumores como el del rey Juan Carlos I y la gran mayoría de ellos se resuelven sólo con cirugía, como parece haber sido el caso de nuestro monarca al que, según la periodista que ha desvelado la operación, habría operado “su cirujano habitual” -que no se ha hecho público.

Habitualmente, este tipo de cáncer se detecta porque aparece en la piel una protuberancia pequeña y brillante que se va haciendo lentamente más grande.  En ocasiones, ésta puede abrirse y formar una costra -a veces con sangrado- pero también puede aplanarse y que parezca que el paciente tenga más una cicatriz que una lesión incipiente.

En cualquier caso, se trata de un viejo conocido casi para cualquier médico, que en la mayoría de los casos lo diagnosticaría con un simple examen visual, aunque se suele practicar una biopsia para confirmar la existencia de la lesión.

El tratamiento habitual es la extirpación, aunque existe un porcentaje pequeño de los casos -que se cifra en torno a un 1%- en los que la enfermedad avanza, lo que dificulta o imposibilita su extirpación, existiendo la posibilidad de que el paciente se vea desfigurado o incluso de que el cáncer se disemine formando metástasis. En este caso hablamos de un cáncer avanzado que ya requeriría un tratamiento específico. En España se aprobó recientemente el vismodegib, primera terapia de este tipo.

Pero incluso los casos de mejor pronóstico, que se resuelven con una simple intervención, requieren de vigilancia posterior. Casi el 25% de las personas con antecedentes de carcinoma basocelular desarrolla un nuevo cáncer basocelular dentro de los 5 años siguientes al primer diagnóstico, por lo que el examen dermatológico anual es casi una obligación para estos pacientes y lo será también para Juan Carlos I.

La exposición al sol sin protección y la edad avanzada serían dos de los principales factores de riesgo asociados a este tumor y ambos coinciden con lo que conocemos del monarca emérito, que deberá a partir de ahora no separarse de la crema solar de máxima protección al practicar muchas de sus aficiones conocidas.

 

Christmas

Today Christians debate over nearly EVERYTHING rather than going directly to the word of God. What is the pre-Christian celebration called the ‘Natalie Invitus Solis’, that was kept in the occult world, which Christians have stolen and have called Christmas about? Can we really distinguish between what is Christianity and what is paganism? This in-depth study will settle this issue once and for all. It will upset and agitate but the truth is meant to set us free.

Christmas is the celebration of the time when the days start to lengthen, which in the Northern Hemisphere, is in the middle of winter. Many religions in history have claimed the winter solstice as a holy day. The “reason of the season” is a combination of different traditions. It includes sun worship and pagan nature religions who have venerated the natural cycle for many thousands of years. Many traditional elements of Christmas pre-date Christianity. Nowadays it is laid upon by various Christian stories, and Christians even say, quite wrongly, that they invented Christmas. In combination with these religious sources is a heavy dose of commercialism – many “traditions” are in fact invented by commercial companies trying to find nifty ways of selling goods. A sensible and modern refrain is that Christmas is simply a secular midwinter holiday season; it is important to all families as one of the three holiday seasons in between children’s school terms. Christmas is a multicultural festival with a long pagan history, and can be celebrated by anyone.


1. Pagan Religions and Sun Worship

1.1. A General Pagan History of Christmas

Many traditional elements of Christmas pre-date Christianity. In other words, Christmas was pagan before it was adopted (and renamed) by Christians. The Catholic Encyclopedia of 1908 states that “Christmas was not among the earliest festivals of the Church. Irenaeus and Tertullian omit it from their lists of feasts” – those authors lived into the 3rd century. The CE article concludes that when later Christians adopted the date of the 25th of December for Jesus’ birth, “the abundance of analogous midwinter festivals may indefinitely have helped the choice of the December date, the same instinct which set Natalis Invicti at the winter solstice will have sufficed, apart from deliberate adaptation or curious calculation, to set the Christian feast there too”. Prof. Hutton, a respected and careful primary-sources historian, mentions Christmas in his valuable book on the history of modern Paganism.